Bio / Contacto

Nací al pie de los Andes Mendocinos, la cordillera está grabada al oeste de mí misma, indicándome con claridad el norte. Escuché hace poco que las zonas geográficas donde se dan los buenos viñedos son tierras regadas de arte, y esto me parece coincidir con mi tierra de Mendoza próspera en el buen vino y el  buen hacer…sonidos, cantos, formas, bailes, llenan el alma de quien nace y crece oliendo fermentos de uva y alturas nevadas. Baco nos trasmite su espíritu alegre y celebrador de la vida.

Un tiempo en Buenos Aires me mostró una fuerza ciudadana arrabalera, otro mundo. Asfalto, árboles magníficos, cielo gris de lluvia y humo, vida rápida, movimiento, y la cultura haciéndose por las esquinas bañándolo todo con una personalidad joven, potente y desbordante. Con 21 años tuve que irme de allí.

Mi siguiente destino fue Brasil. El corazón de Sao Paulo se abría para mi con sus rascacielos y sus profundidades negras y africanas.

¡Qué cambio!  Dos hijas de América una tan distinta de la otra! Brasil irracional, la pura vivencia, el otro hemisferio del cerebro, sin juicio, lo permisivo, las carnes sueltas a la música, las manos embrujadas de ritmo, la libertad! ese es el Brasil que viví.

Luego vino la elección del viejo mundo, España. Madrid me acogió sin reservas en una época en que llegábamos a montones desde la tierra plateada. Era el tiempo de la movida madrileña. La olla a presión de los 40 años se destaba en una explosión de querer vivirlo todo ya. Años locos. Años de mareos y pandilla. Encontrando sin buscar y buscando sin encontrar.

Tanta extroversión me llevó a un giro hacia dentro. Ya traía de Brasil la semilla de Castaneda y sus libros de Don Juan y desde ese punto de partida me zambullí en la búsqueda espiritual…y mucha agua ha pasado bajo el puente, quizás para darme cuenta que la sabiduría radica en no estar sobre el puente sino ser el río. Y fluir con las aguas que van al mar.

Todo lo que vivo queda pronunciado en mis cuadros. Los cuadros son el diario de mi vida, mi viaje épico hacia mi misma, mis búsquedas y mis hallazgos.

Marta Coll